resiliencia para que

Resiliencia ¿para qué?

En esta época en que estamos inmersos en una gran incertidumbre económica, social y profesional, la resiliencia se convierte en la gran aliada para recuperarnos del desgaste natural de las incertidumbres o las situaciones difíciles, o traumáticas, con las que frecuentemente se asocia dicho término. Por supuesto, también para vivir con menor angustia vital las exigencias crecientes de nuestro entorno, también en el ámbito profesional. Y no tengo la menor duda de que así es.

Va de flexibilizar nuestra fuerza interior, permitir a nuestra psique recuperar la fuerza “original”. Si queremos optimizar esta actitud y nos preguntamos para qué estoy siendo resiliente, descubriremos que además de superar una situación difícil nos capacita para ir emocional y psicológicamente más allá y avanzar en nuestro objetivo. Nos permitirá plantear una nueva visión y reformular nuestras metas desde una perspectiva superior de nuestros recursos disponibles. La resiliencia nos ayudar a aceptar y debemos tenerla en todos los ámbitos de nuestra vida.

En el plano profesional, somos muchos los que en un momento dado sentimos que ya no vibramos con el proyecto en el que estamos involucrados y hemos perdido la ilusión. ¿Qué hacer? ¿Nos quedamos pegados “a la silla” porque sentimos miedo y el mercado está como está o tenemos el coraje de indagar en nuestro interior para descubrir que nos está pasando y así tal vez podremos reconstruir escenarios de ilusión?

Es importante no confundir el verdadero sentido de la resiliencia – un repliegue temporal en nosotros mismos, posiblemente no verbalizado en su totalidad – con una actitud conformista o incluso miedosa. El coraje en la vida nos capacita y nos empuja hacia adelante. La resiliencia nos permite aceptar la situación y, ésta es una la gran aportación que, que lejos de hundirte, te propone extraer tu energía de las dificultades y luchas ya convencido por conseguir un futuro mejor en todos los ámbitos.

Si estás en transición o te has quedado sin trabajo, es muy importante abordar la situación con resiliencia para replantearte escenarios de futuro que seguramente te son desconocidos en estos momentos. Pero tus recursos siguen ahí. No estamos solos frente a la adversidad, afortunadamente hoy día hay un abanico muy amplio de profesionales con los que apoyarse y desplegar nuevamente la iniciativa. Lo que ha de poner cada uno de nosotros es el coraje para indagar, afrontar y superar lo que nos está haciendo sentir mal.

Laura Vidal

Laura Vidal

Consultora en Captación de directivos y Coach Ejecutivo

Sin Comentarios

Enviar un Comentario